¡Llame ahora mismo!
USA/Canadá  1-954-278-6354
Ecuador         593-4 292-4980
España           34-911-516395
English
Inicio
CARMAX
Hiperhidrosis Guayaquil

 

Sudoración excesiva se trata en hospital del IESS

Hiperhidrosis Guayaquil

Las manos de Ángela lucen mojadas. A sus 16 años, la menor evita dar la mano y prefiere saludar a sus amistades con señas o con un beso en la mejilla para tener el menor contacto posible. Esto, debido a que no puede controlar la sudoración excesiva (hiperhidrosis) que padece desde que era una niña.

Un pañuelo la acompañó en la escuela y ahora en el colegio. “Tengo que poner la toalla debajo de mi mano para poder escribir y no mojar la hoja”, recuerda la adolescente, que en días pasados acudió al hospital regional del IESS Teodoro Maldonado Carbo para atenderse en el área de Cirugía Torácica, donde le dieron la esperanza de curarse con un procedimiento nuevo.

Esta técnica quirúrgica consiste en que por vía laparoscópica, debajo de la axila, se cortan los nervios del sistema parasimpático –que se conectan con las glándulas sudorípadas–, para interrumpir la sobreestimulación de las glándulas que producen la sudoración excesiva, explica Francisco Ochoa, cirujano de tórax del hospital.

“Se trata de una enfermedad que se puede presentar en manos, pies nuca, rostro o axilas. Es terrible porque afecta las relaciones interpersonales y la autoestima del paciente, que mayoritariamente son jóvenes entre 18 y 25 años”, añade.

El especialista sostiene que la incidencia de este mal es baja a nivel mundial y local. Se estima que afecta entre el 0,5% y 1,5% de la población del país, indica Ochoa.

El manejo y control de la enfermedad se da dependiendo del tipo de hiperhidrosis: hay leve, moderada y severa. Las dos primeras se tratan con cremas, talcos, desodorantes, bótox y hasta medicación oral; mientras que los casos críticos se corrigen con una operación, luego de una previa valoración psiquiátrica.

Desde hace unos seis meses se implementó en el hospital esta cirugía. Hasta el momento se ha intervenido a cinco pacientes. Un promedio de una operación al mes, debido al desconocimiento de las personas de esta enfermedad, refiere el especialista.

Como parte de los efectos secundarios está la resequedad del área que presentaba la sudoración.

Y entre las complicaciones que podría traer la cirugía está la caída de un párpado transitoriamente; durante el procedimiento pueden quedar pequeñas ramitas (de los nervios), así como también producirse lesiones pulmonares. La última se presenta en menos del 1%.

Antes, este procedimiento era doloroso, quedaban grandes cicatrices y se necesitaba un promedio de cinco días de recuperación; actualmente, el posoperatorio se da ambulatoriamente, es decir, no necesita ser hospitalizado.

Hasta la semana pasada, en la casa de salud había cinco pacientes en lista de espera, quienes serán intervenidos la primera semana de enero. Entre ellos, Ángela, quien afirma sentirse feliz y confiada de que así desaparecerá su complejo. “Ya podré dar la mano”, dice sonriente la adolescente.

Los afiliados que padezcan de esta enfermedad pueden llamar al call center del IESS para separar cita en el servicio de Cirugía Torácica de este centro.

 

Tomado del Diario El Universo