¡Llame ahora mismo!
USA/Canadá  1-954-278-6354
Ecuador         593-4 292-4980
España           34-911-516395
English
Inicio
CARMAX RENT A CAR
Nariz del Diablo Alausi Sibambe Tren

Un tren lleno de oro

 

Ferrocarril Nariz del Diablo

 

Ecuador reaparece en la mira internacional con un premio que acerca las tradiciones del país a los visitantes. El reconocimiento desata el optimismo del turismo desde Durán a Quito

Como un presidente de comienzos del siglo XX que realiza campaña a bordo de un tren. Así describió la sensación del viaje a bordo del Tren Crucero Anthony Lambert, periodista del Daily Telegraph y de la International Raiway Gazette.

"Estaba en la terraza trasera del tren turístico más nuevo del mundo y el tren siguió su camino por las multitudes de gente animando, en medio de una cacofonía entre la policía y el silbido de la locomotora, en la ciudad ecuatoriana de Milagro", relata al comienzo del reportaje publicado en el diario británico The Daily Telegraph.

Habla del saludo emocionado de quienes ven en el paso del tren el recuerdo de los viajes que hicieron antes de la clausura del ferrocarril en los 80. O de los gritos de los pequeños que ven despierta esa locomotora de la que solo conocían las vías muertas.

Primero fue el tramo Durán- Yaguachi. Luego llegó a Bucay y se unió el Guayas con las rutas regeneradas de la Sierra. La expectación por la reapertura de la red ferroviaria del Ecuador, construida hace más de un siglo, se sentía solo en el país. Hasta hace una semana. El premio a mejor producto turístico fuera de Europa ha hecho que los ojos del mundo estén puestos en el Tren Crucero. Guayas tiene una puerta al mundo.

El gerente general de Ferrocarriles del Ecuador Empresa Pública (FEEP), Jorge Eduardo Carrera, subraya que el reconocimiento es una muestra más de cómo el Ecuador está posicionando su marca a nivel turístico. "Es un gran logro, más aún (...) con un producto que tiene solo cinco meses en el mercado".

El viaje comenzó en junio, con citado reportaje de Lambert. Él propuso los ferrocarriles ecuatorianos como candidatos al premio; después el producto habló por sí solo y convenció a la asociación de escritores británicos que da el premio, la British Guild of Travel Writers.

Tiene la poesía de lo antiguo y las comodidades de lo nuevo. Y sus 447 kilómetros articulan en un solo discurso dos regiones completamente distintas. Además, las paradas han sido elegidas para "posicionar el patrimonio cultural, natural, gastronómico y artístico", asegura el gerente de los ferrocarriles.

Víctor Hugo Calderón es el encargado de la parte turística de la hacienda Mundo San Rafael, del Consorcio Nobis. Esta hostería con caballos, aventura y plantaciones de cacao atiende a los viajeros durante su parada en Bucay. "La mayoría de los turistas son extranjeros. Conocen el chocolate, pero no saben de dónde viene", explica.

Les muestran la semilla, el fruto, los procesos. De este modo logran que la parada también sirva para promover uno de los productos estrella de Ecuador.

El asesor turístico Ricardo Carrera subraya la importancia de que el producto turístico recupere los pequeños pueblos de la Costa, especialmente, que basaron su actividad económica en el ferrocarril y no pudieron generar otro motor tras su cierre en los 80. "Hay que arreglar ciertas cosas para que el conjunto del paisaje sea atractivo y la parada atrape a los turistas", añade.

Su preocupación por potenciar la economía local es, según afirma el gerente de los Ferrocarriles del Ecuador, Jorge Carrera, el eje sobre el que se ha vertebrado el proyecto. "Fue, justamente, uno de los criterios que se evaluaron para que nos otorgaran este premio".

Más allá del reconocimiento a este producto turístico que demuestra que el Ecuador tiene más que ofrecer que Galápagos, la importancia del galardón está en que pone al país en los circuitos mediáticos internacionales. Es la primera chispa, como el reportaje de Lambert; ahora queda trabajar para que prenda.

Tomado del Diario Expreso

 
 
 
 
 

El Tren les Cambio la Vida

 

Ferrocarril Nariz del Diablo

 

SERVICIO NORMAL Y PREMIUM

Desde hace dos meses llegaron tres trenes panoramicos "Excursion PremiuM" que cubren la ruta Alausi-Sibambe-Alausi, mas conocida como la "Nariz del Diablo".

Las modernas unidades cuentan con asientos ubicados frente con frente, con mesas plegables y amplios ventanales que ofrecen un mejor disfrute del paisaje.

A diario se realizan dos y tres viajes, de martes a domingo. Pero los miercoles y jueves, a las 15:00, hay recorridos gratuitos para 130 habitantes de Alausi por Viaje (hasta septiembreproximo)

 

Tren Nariz del Diablo Ecuador

Jorge Eduardo Carrera, gerente general de Ferrocarriles del Ecuador, explico que se ofrecen dos tipos de servicios: el Coche Panoramico Normal cuesta $25 (Capacidad para 110 pasajeros) y el Premium (partes extremas de trenes y para 24 personas), cuyo boleto esta a $35.

Tenemos distintos Productos. Saldremos en Autoferro con un costo de $6.50 y el Tren Social (para habitantes de Chimborazo) a $3.50.

Se da el 50% de descuento a la tercera edad, estudiantes y personas con discapacidad, expreso.

Los Trenes possen Climatizacion interna, agua potable y baterias sanitarias.

Nariz del Diablo Alausi Sibambe Tren Ecuador

Sus manos hábiles le dan forma a la "cola de rata" (lana para tejer bufandas o bolsos). Mientras atiende a su niña de 3 años, Gloria Gadbay se da tiempo para elaborar las bufandas, bolsos y diversas artesanías que tiene en su pequeño stand.

Ahora lleva la vida más ligera, hace más de un año ella laboraba en el campo. Tomaba el azadón y ayudaba a su esposo a cultivar en sus huertos. Gloria no ha dejado de trabajar, pero lo hace en la estación del ferrocarril de Sibambe.

Así como ella, otras 450 personas se benefician de manera directa e indirecta de la rehabilitación del ferrocarril ejecutada por el actual Gobierno.

La administración del conservador Gabriel García Moreno inició la construcción de la vía ferroviaria en 1861 y la terminó el liberal Eloy Alfaro en 1908, en una campaña considerada audaz para la época y que resulta increíble en pleno siglo XXI.

Gloria es integrante de la Asociación de Mujeres Emprendedoras de Tolte. Hay 20 socias que se turnan para la venta y elaboración de las artesanías. Muy cerca está María Natividad Tenesaca, de 54 años. Tiene mucha habilidad para atender al cliente, es que asegura que el Ministerio de Turismo, Ferrocarriles del Ecuador y hasta algunas ONG de Canadá los han capacitado.

Toni Moore, propietaria de la agencia de viajes Americas Travel, de San Francisco (EE.UU.), quedó encantada con las shigras (bolsos), monederos, llaveros tejidos con cabuyas. En su escaso español dijo que quiere promocionar la Ruta de la Nariz del Diablo en su agencia. Con tres amigas y su esposo compraron en el stand de María y recorrieron los 13,5 kilómetros de la vía férrea que atraviesa el corazón de los Andes por la ruta Alausí-Sibambe, donde el diablo dejó olvidada su nariz.

Los trabajos tuvieron una inversión de más de $ 7'000.000 y desde el 1 de febrero del 2011 estuvo lista la obra, considerada "el tren más difícil del mundo".

GUÍAS DE LA COMUNIDAD.

El recorrido que empieza desde Alausí es un recuento con más de 110 años de historia. La ciudad ha cobrado vida desde que se inauguró el tren. Eso lo confirman los más de 3 mil habitantes de la parroquia de Pistishi, a donde solo se podía llegar a pie y ahora se lo hace en tren.

El recorrido es impresionante. Desde las ventanas parece que se pudiera alcanzar las rocas y los profundos abismos encienden la adrenalina. La ruta de la Nariz del Diablo brinda una vista donde el sol y las nubes juegan un protagonismo digno de cuentos fantásticos.

La ruta se suspendió en marzo de 2010, pero en el 2011 se reinauguró. A 20 kilómetros por hora, el tren cruza la montaña herida hace un siglo por toneladas de dinamita usadas para abrir el camino del ferrocarril que unió la Costa con la Sierra.

Las sólidas rocas y sus empinadas montañas obligan al tren a realizar dos veces zigzag en la zona del monte Pistishi, conocido también como Cóndor Puñuna o "donde duerme el cóndor", aunque a esas majestuosas aves ya no se las observa, por la intervención del hombre.

En ese punto de encuentro se puede admirar, usando la imaginación, la "nariz del diablo". Para Mario Tapay, presidente de la Asociación Intercultural de Nisag, esa montaña guarda la leyenda de que Alfaro hizo un pacto con el diablo para acabar la obra, donde murieron 4.000 jamaiquinos en medio de las explosiones de dinamita, por enfermedades, derrumbes y ataques de serpientes. Hasta este lugar llegaron los esclavos en busca de su libertad.

Para los turistas esas historias son parte de la cultura del pueblo.

Tomado del Diario Expreso

 
 
 
 
 

Volcanes, fauna y comunidades, redescubiertos con rutas férreas

 

Ecuador Nariz del Diablo

Una espesa neblina inunda los campos. Llovizna. Los vidrios de un autoferro se empañan y el frío entumece las manos. El clima no resulta favorable ese miércoles 24 de octubre. Así sucede; es cuestión de suerte, dicen. Si todo estuviera despejado, un imponente Chimborazo deslumbraría a las personas.

Los más de 35 pasajeros, en su mayoría niños, están emocionados. Es su primera vez en un tren. Y van bien abrigados con suéteres, gorros de lana, bufandas y guantes. Es que el frío es intenso. Hace honor a la denominación de la ruta que recorre el autoferro: Tren del Hielo.

Esta es una de las dos nuevas rutas inauguradas el 3 de octubre pasado por Ferrocarriles del Ecuador y que son una opción para el feriado que se iniciará este viernes. El tren incluye diez rutas, una en la Costa y las restantes en la Sierra.

En esta ruta, entre esos 8° y 4° de temperatura, por estar a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar (msnm), se pueden encontrar recuas de alpacas, llamas, ovejas, mulas. Diversidad de aves. También poblados cuyos habitantes contemplan con fervor el paso del tren.

Para ellos, se les ha devuelto su identidad, parte de su historia. Magaly Villacrés, de Ferrocarriles del Ecuador, afirma que en Chimborazo no existen familias cuyos ascendientes no se hayan visto ligados al tren.

Esta ruta parte a las 08:00 desde Riobamba (2.750 msnm). Bastan $ 11 para viajar, ida y vuelta, en el autoferro que hace recorridos de viernes a domingos y en días feriados. A 38 kilómetros de la estación se llega a Urbina, una parroquia de Guano a 3.609 msnm, en las faldas del nevado Chimborazo.

Ahí, comedores y una sala con chimenea reciben a los visitantes. Para calmar el frío viene bien un morocho con empanadas de viento, a $ 1,50. Pero también hay quimbolitos, una especie de torta tradicional de los pobladores de Urbina.

“La idea es que conozcan nuestra cultura y prueben lo nuestro”, dice Manuel Pacheco, coordinador de la estación en la que también hay un refugio para hospedar a turistas que llegan a escalar el Chimborazo.

A unos metros de la estación está el Museo del Agua y el Páramo, donde se exponen piezas para tejer. También está Gregorio Ushca, hermano de Baltazar, el último hielero del Chimborazo. Por $ 0,50 ofrece a los turistas sus helados hechos con hielo picado del nevado, producto que es bien vendido, pese a las bajas temperaturas.

También se venden bufandas, guantes y gorros, cuyos costos van desde los $ 2, valor asequible gracias a que los artesanos y comerciantes no pagan alquiler de local. Ferrocarriles del Ecuador les da gratis el espacio a los emprendedores, dice Villacrés. “Esto ayuda a que la comunidad sea productiva”, relata la funcionaria, quien asegura que el propósito es que se creen al menos 10 empleos por cada kilómetro por donde pasa el tren.

 

Nariz del Diablo Ecuador

La empresa pública también contempla el programa Tren Social, que consiste en llevar gratis los miércoles en tren a grupos de escasos recursos del sector, como a escolares. Patricia Tapia, profesora de la escuela fiscal Juan de Velasco, viajó con sus alumnos en esta ruta.

“El tren es prioritario en nuestras vidas; es valorar lo que tiene el Ecuador”, manifiesta.

Una hora después se emprende el viaje de regreso a Riobamba. La llovizna ha terminado y el sol comienza a cubrir los campos, pero la neblina aún oculta al Chimborazo.

Al mediodía, ya en Riobamba, parte la siguiente nueva ruta, denominada Sendero de los Ancestros. El viaje ahora es hacia Colta, esta vez en tren y a un costo de $ 15 ida y vuelta, de jueves a domingos y feriados. Desde el asiento es posible divisar, a lo lejos, varios volcanes, como el Chimborazo, Tungurahua, El Altar y el Carihuairazo.

Además de la zona montañosa, el paisaje también incluye ríos, sembríos de maíz y cebada, ganado, antiguas edificaciones y, de pasada, la planta de la Cemento Chimborazo.

Después de que el tren recorre los 44 km se llega a Colta, donde está la iglesia de Balbanera, la más antigua del país. Otro atractivo de la ruta es la laguna que lleva el nombre del cantón y en la que se puede navegar por un costo adicional.

El fuerte de esta ruta es el centro de sanación ancestral, donde el turista puede acceder a un baño a vapor, apiterapia o tratamiento psicológico al aire libre. También hay presentaciones de danza tradicional, en las cuales un grupo de nativos ataviados con sombreros, ponchos y alpargatas muestran el folclore de su tierra.

 

Tomado del Diario El Universo

 
 
 
 

La nueva ‘nariz’

 

Cuando el tren llega a la zona de Sibambe se detiene por 10 minutos al pie de la montaña Nariz del Diablo para que los turistas capten fotos. Luego se avanza para dejar a los viajeros en la estación.

La Nueva Nariz del Diablo Ecuador

Para recorrer los difíciles caminos del Ecuador había que ser un superhumano. O mejor aún, un superanimal que tuviera las orejas del burro, para escuchar los peligros que llegan desde lejos; los ojos de halcón, para estar alerta viendo a largas distancias; el hocico de cerdo, para comer cualquier alimento; las patas de ciervo, para trepar las montañas, y la espalda de camello, para cargar el pesado equipaje. Esto según un explorador extranjero que transitó por estas tierras, seguramente a lomo de mula.

Así lo narra el guía que nos entretiene con historias a bordo del renovado tren a la Nariz del Diablo. “Se llama así porque se decía que los constructores hicieron pacto con el diablo para poder terminar la obra”, indica sobre “el tren más difícil del mundo”, que desde finales del siglo XIX hasta 1908 se abrió paso por las montañas a punta de dinamita, y provocando la muerte de unos 2.500 esclavos jamaiquinos en medio de las explosiones, las enfermedades y los asesinatos entre ellos. “El acuerdo con los ingenieros era que mientras menos obreros, más paga para quienes quedaban vivos”.

Los relatos de los guías (en inglés y español) podrían catalogarse como el entretenimiento a bordo de esta ruta que retornó a operaciones el 7 de febrero del año anterior, después de haber estado inactiva desde marzo del 2010, debido a los trabajos de reconstrucción en este tramo de la vía férrea.

Pero el mayor entretenimiento es devorar con la mirada los paisajes que se exhiben en los amplios ventanales de los tres vagones panorámicos que llegaron de España hace cuatro meses para operar en esta ruta.

Tales supermiradores de cristal buscan compensar la desaparición de los tradicionales viajes en el techo del ferrocarril, los cuales fueron totalmente prohibidos desde que fallecieron dos turistas japoneses en febrero del 2007.

Doce kilómetros, 45 minutos

Antes de esa prohibición, creo haber hecho este mismo recorrido unas cuatro veces, siempre encaramado como chivo equilibrista en el lomo de esta serpiente de metal. Siempre admirando la habilidad de los vendedores informales que se jugaban la piel saltando de vagón en vagón ofreciendo bebidas y snacks. Siempre convirtiendo en hermanos de ruta a los viajeros que se sentaban a mi lado. Y siempre mezclando aquella sensación de susto y maravilla por atravesar las montañas como si flotara teniendo las nubes como techo.

Hoy ha desaparecido aquella vista de 360 grados. En cambio, tenemos la contemplación a través de estas ventanas que lucen como hileras de pantallas de 50 pulgadas. Por supuesto, ¡en altísima definición!

La “programación” que se asoma por el cristal incluye la verde zona de Chiripungo (Puerta al frío, en quichua), llamada así porque los antiguos viajeros de la Costa decían que allí comenzaban a sentir el helado clima andino, una explanada natural con centenares de añejos durmientes de madera que fueron removidos, un cielo recortado de vez en cuando por viejos postes del telégrafo que se levantaron con rieles, y una inmensa roca que quedó atrapada en una quebrada junto a la vía, seguro después de un dinamitazo durante la construcción de esta obra.

Los 12 kilómetros que separan a Alausí (2.347 msnm) con Sibambe (1.836 msnm) se cubren en aproximadamente 45 minutos, incluido el kilómetro final en que el ferrocarril baja unos 80 metros de altura en retroceso por la Nariz del Diablo, montaña también conocida como Cóndor Puñuna, que en quichua significa “donde el cóndor duerme”.

Allí abajo nos recibe la estación de Sibambe con una danza tradicional realizada por indígenas de la cercana comuna Nizag, que ofrece alojamiento, alimentación y tours por senderos en la zona.

Tal paquete atrapa la atención de los turistas que llegan con la intención de pernoctar. Pero para aquellos que estamos de paso, las actividades se reducen a admirar el baile, comprar alguna artesanía en la plaza contigua y comer algo en el bar del mirador, llamado así porque sus ventanales apuntan a las montañas y, abajo, a la unión de los ríos Alausí y Guasuntos, para formar el Chanchán.

El menú del bar: chugllo (choclo, en quichua), tanda quesohuan jamonhuan (sándwich de queso y jamón), yaku jambi sachahuan (aguas aromáticas) y tomana (bebidas). También cautiva el recorrido por el museo local, que narra detalles de la construcción de esta obra férrea y el estilo de vida de los indígenas de Nizag.

Son aproximadamente 50 minutos que permanece el tren en la estación, para luego retomar a sus pasajeros y encaramarse nuevamente en las montañas rumbo a Alausí, como si fuera un ciervo con renovadas patas de acero.

 

Tomado de La Revista

 
 
 

Nariz del Diablo Alausi Sibambe Tren

 

En un tiempo de dos horas y media, el jueves pasado se realizó el primer viaje en tren de la ruta Alausí-Nariz del Diablo-Alausí, luego de que Ferrocarriles del Ecuador hiciera la entrega de la estación del ferrocarril y tres coches panorámicos, para fomentar el turismo local.

Tren Denominado Nariz del Diablo Ecuador

Esta actividad, que se cumplió como parte del proyecto Vive tu Tren, tuvo acogida de la población, que gratuitamente recorrió la ruta ese día. Así, con los tres coches panorámicos construidos en España, Ferrocarriles del Ecuador inició la operación turística en el tramo Alausí-Sibambe-Alausí, ruta denominada Nariz del Diablo.

El costo de embarque para el público sería de $ 20 por persona, pero regiría desde septiembre. Por ahora los paseos serán gratis y exclusivamente con invitaciones intransferibles en los coches panorámicos, lo que incluirá guía, café y visita al Centro Interpretativo Candor Puñuna y a la plaza artesanal del tren Alausí-Sibambe.

Cada coche tiene una capacidad promedio para acoger a 40 personas, y el convoy, para unas 130. Tienen climatización interna, agua, baterías sanitarias, un sistema neumático de suspensión para dar mayor suavidad y equilibrio en el desplazamiento sobre la vía férrea.

La presentación oficial del nuevo equipo remolcado, que se integra al patrimonio ferroviario, se efectuó en la estación de Alausí a las 14:30. Adicionalmente se firmarán convenios con la asociación de desarrollo comunitario Tolte, Asociación de Turismo Comunitario Agroartesanal de Nizag y la Asociación Nariz del Diablo.

“El objetivo es atraer el turismo, generando oportunidades de desarrollo económico para las poblaciones involucradas, que en un total son 2.500 personas. Hay que recordar que antes con el ferrocarril era cero turismo, cero confort y cero seguridad”, dijo Jorge Eduardo Carrera, gerente general de la Empresa Ferrocarriles del Ecuador (EFE).

Mientras, artesanos como Zoila Guamán, hicieron un llamado a los turistas, a quienes ofrecen artesanías de Pistishi hechas en cabuya, como llaveros, portavasos y otros.

 

Tomado del Diario El Universo